mi 2do compromiso con la Hemoficcion


Han pasado ya cinco años desde que conocí la Hemoficción.. Un descubrimiento constante y completo.
Hace unos años, cercano al estreno de mi primer montaje "El ojo de Edipo" escribí mi compromiso con la Hemoficción. En él repasaba mi relación con el arte y el mundo, concluyendo que el autoconocimiento al que me obligaba la Hemoficción llevaba implícito la necesidad de la congruencia.
Prácticamnete, esa era la expresión total de ese compromiso. Aceptar el conocimiento de mi persona, siendo congruente y por lo tanto mejor artista.
Pasados estos años, a punto de estrenar mi cuarto montaje "Madre Garrote" y a pocos días de partir hacia Latinoamerica vuelve la necesidad de volver a comprometerme con la Hemoficción. Es decir, conmigo misma.

Sé que he sembrado mucho y estoy recibiendo muestras de eso. Pero sé que algo falta, y por eso escribo este texto.

Siempre supe que me dedicaría a algo importante en el arte y he conseguido encontrar mi manantial eterno. La obra de Juan Trigos colma mis expectativas y necesidades. La disfruto y venero.
Pero en todos estos años he cometido un error. No permitirme llegar a todo lo que debo llegar en mis puestas en escena. Siempre he preferido limitar los recursos. Hacerlas menores. Utilizar menos atrezzo, menos escenografía. Menos dinero. Y sigue resultándome incómodo escribir dinero en un texto de arte. Pero hoy, necesito escribir que me comprometo a llevar mis puestas en escenas y todas las de Hemficción al nivel que se merecen y utilizar todos los recursos que sean necesarios para hacerlas como deben. Hacerlas con todo lo que debe tener la obra. 
He hecho mucha simbología estos años, con el único fin de ocultar todo lo grande que me había imaginado la  obra Siempre he dejado que el miedo y la vergüenza (padres de la mediocridad) distribuyan los escasos recursos de mis puestas en escena.
Y este compromiso es para dejar sentado que asi como fui valiente para conocerme a misma ahora seré valiente para dar a conocer las verdaderas puestas en escena que tienen las obras que he montado.
He tenido miedo de ser excesiva!!!!! Y eso no puedo hacerlo. Debo llegar a todo lo que la obra me pide.

Debo hacer que los vestuarios, la escenografía, los sonidos, la música, el atrezzo, los actores y actrices y el teatro sean los de la puesta en escena real, no lo que me permite la mediocre. Yo nunca he querido ser mediocre.Y la Hemoficción nuevamente me muestra qué parte falta aún por comprometer y cambiar para ser congruente. Y esto es muy importante. Sé que es la diferencia entre lo que he podido llegar a ser hasta hoy y la directora que dejará huella, esa huella que siempre he encontrado en todos los artistas que me  estimularon.
Hoy 7 de enero de 2013  me comprometo a ser congruente con mis montajes. Abandonar la vergüenza y el miedo y llevar así las obras de Hemoficción a donde yo las veo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

y a vos qué te parece?