Otra historia Horrible



Esta es otra horrible historia de un niño artista. Este niño artista carece de edad, como les sucede a los artistas. Seres llenos de infantil espíritu.
Este niño lo encontré un día arrinconado en una esquina oscura de la ciudad. Hacía meses que estaba allí me dijo. Bebía, fumaba y se acostaba todo el tiempo con mujeres a las que les pagaba para que besaran su piel.
El niño artista  había tenido una horrible infancia. Entre sumas, restas y lecturas de cuarto grado, el niño había sido sofocado con la inmediatez de los estúpidos.
Nadie prestaba atención a sus mariposas en flor ni a sus jazmines olvidadizos. Sus padres castigaban los leones lilas que salían de su habitación.
Sus hermanos reían a carcajadas cuando sus eructos sonaban con melodías desconocidas, pero jamás entendieron el verdadero sentido de esos sonidos. Sólo reían como idiotas antes del sopapo estúpido de su estúpida madre.
Poco más hay para contar de la infancia de este niño artista si no queremos repetirnos como los idiotas  repitieron durante años la misma fórmula para destrozar al niño artista y al que llamaban idiota o demasiado sensible.
Podría contar años y años de las hazañas asquerosas que realizaron sus padres. Hubo épocas en que tanto tanto lastimaron al niño artista que lo dejaron durante años sin brazos. Otra época su pierna izquierda, a veces fallaba o sus ojos se limitaban a ver formas y no colores.
Fue una época horrible de dolor y tristeza. Castigo y furia. Llantos  y melancolía.
Es difícil saber qué efecto tuvieron estos martirios. Pero el niño artista se fue vistiendo de adulto y dejando los fines de semana como parque de diversiones. Tocaba en algunos bares de la ciudad y se compraba todos los discos de Ani Holty.
Su casa estaba muy bonitamente decorada. Sus comidas eran ricas y su ropa tenía cierto encanto. Pero durante la semana pasaba el tiempo en esa esquina horrible de la ciudad en la que lo encontré un día.
Una señora que por allí pasaba me dijo que durante años había estado allí, pro antes tipeaba anuncios. Un hombre me dijo que en esa esquina se había casado y había tenido dos novias también.
El kioskero me contó historias de cuando vendía sillones.
La vida disfrazado de adulto le había sacado la sonrisa de su cara y todo ahora era una mueca de buena persona.
Los años vestido de adulto pasaban y pasaban. Mientras, las heridas que habían quedado laceraban su buen dormir por las noches de la semana. El fin de semana, las heridas se recuperaban y prácticamente se cerraban, pero claro, muy pronto regresaban al dolor los lunes por la mañana.
Yo lo encontré un día que vestía un saco marrón de vendedor de enciclopedias. Cuando me acerqué reconocí bajo el saco, la piel lastimada de un niño de unos 5  o 10 años.
Me acerqué e intenté consolar su llanto solar. Se agitaba y se agitaba. Su dolor no tenía fin.
Tire las botellas, las colillas y un facturero que chorreaba mierda.
Le pregunté si quería que lo llevara a algún lado.
Me pidió ir al circo.
En ese momento cruzaban la calle sus padres y el niño se amarró a la columna.
Espero que se alejaran…y me dijo “ahora! Vamos!!”
Lo dejé en el circo.
En el camino me explicó que llevaba una especie de corneta en el bolsillo de su saco. Cuando llegara al circo, entraría tocando la corneta.
Así fue, lo dejé una noche de esas que tienen estrellas y lunas rosadas. Salió corriendo, brincando tocando el sol. Vi cómo iba tirando su saco y su sonrisa se hacía nariz roja.
Lo vi perderse en el polvo iluminado del último sueño. Yo arranqué el coche, salí a la noche. Cada tanto voy al circo. Me encanta su número de la corneta. Para mi es el mejor del circo, pero eso no lo puedo asegurar.
Nunca olvidaré las heridas que había en su cuerpo. De esas que vienen los domingos por la tarde, cuando hay mundo que enfrentar y sueños que defender.
Al final no es tan horrible la historia. Porque tiene final feliz. Los niños artistas nunca crecen. Así es que si te encuentras con uno, busca la pelota más cercana que haya y patéasela. Siempre te va a devolver una obra de arte.

#InsuficienciaPropia

Estrené mi primer monologo escrito y dirigido por mi. También lo actué. Digamos, que fue una de esas cosas Juan Palomo; yo me lo guiso, yo me lo como.
Pero, en realidad lo guisé y mi mayor anhelo era compartirlo. Compartirlo con todas las personas que quisieran.
Esto es básicamente el nutriente del trabajo de artista según lo que yo siento que es ser artista.
Básicamente es querer compartir con muchos lo que se hizo sola.
Lo que salió de las entrañas de la soledad y la contemplación del mundo.
Suena fuerte, pero es así. hay una sensación de soledad instalada, una carencia de estar más cerca de todo el mundo, de la humanidad. de cada ser humano fabuloso. Y ahí es cuando en ese momento de soledad y carencia, se crea, se nutre la vivencia. Y después como si fuese la ultima noticia, quiero salir a compartirlo. Quiero que todo el mundo lo vea y pueda disfrutar de eso que escribí o ensayé o dirigí cuando extrañaba al mundo más cerca de mi.
Un día, escribí #InsuficienciaPropia. No fue fácil salir corriendo a mostrarlo, en realidad. Tenía miedo de no gustar, de nos ser lo suficientemente interesante para otros, pero es un regalo. Las obras de arte son regalos que hacemos quienes no podemos o no sabemos hacer otra cosa más.

Es algo lindo, una buena manera de vivir, de pasar la existencia.
próxima función en Mendiolaza


Donde NO almorzar

Hoy fui a comer al restaurante El Solar de Tejeda. En 27 de abril. Fui porque es un lugar bonito en pleno centro. Era tarde y me ofrecieron empanadas de vigilia. Costaban 10 pesos más que las criollas pero pensé que era una buena opción. Después de mucha espera, habiendo pedido dos empanadas de diferentes rellenos, me dicen que solo había de un relleno. Bueno, eso no es un problema. Pero al traerme las empanadas, veo dos tristes empanadas de masa común. Pequeñas. Secas. Una miseria de comida. Junto con una bebida pague 155 pesos por un almuerzo triste mientras escuchaba la dueña del lugar maltratar a los mozos. Me queje con el encargado/dueño y no tuvo respuesta, solo decirme que así servían las empanadas de vigilia.
Así son muchos dueños de restaurantes, miserables para dar de comer y para pagar sueldos.